Sobre nosotras

Sobre nosotras2019-01-02T13:15:27+00:00

Miriam y Paloma: Cañas, tapas, y de repente… intolerancia al gluten

Nos conocemos desde que tenemos uso de razón. Empezamos siendo compañeras de equipo compartiendo vestuario y 20 años después seguimos compartiendo equipo, viajes, cañas, conciertos, fines de semana, y ahora también un blog.

Todo empezó con las ganas de escribir de una y el gusto por cocinar de la otra, en una tarde de sábado en un bar cualquiera y con la segunda cerveza (sin gluten) nuestras cabezas ya estaban llenas de ideas locas, muchas muchas ideas.

Con este blog nuestra intención es contribuir y ayudar a mejorar la vida de personas que están en esa misma situación y se han visto en ese primer lunes sin gluten, enseñando que cocinar sin gluten es fácil y que hay un montón de alternativas que no os harán echar tanto de menos la vida con gluten.

Miriam: la intolerante al gluten.

Con 31 años me diagnosticaron celiaquía, cuando mi doctora me dijo “disfruta de este fin de semana porque va a ser el último, el lunes empiezas la dieta sin gluten.”

Pasó el fin de semana y llegó el temido lunes. Las dudas, las preguntas, la incertidumbre… mi vida dio un giro inesperado adentrándome en un mundo desconocido para mí.

Sin terminar de creérmelo del todo y una vez pasado el miedo de las primeras semanas (o de los primeros meses), me di cuenta que no podía hacer de la celiaquía una limitación, si no una elección y una manera de vivir, y decidí que nada me iba a impedir disfrutar del placer de la gastronomía.

 


Paloma: la que se aprovecha de lo que Miriam cocina       (y la que lleva a la web todas sus ideas)

Me dedico al marketing de contenidos para tiendas ecommerce, y cuando no estoy escribiendo aprovecho mi tiempo para aprender de una de mis pasiones, la fotografía. Echo a la mochila mi Nikon D200 y salgo a fotografiar lo que me apetece.

Y cuando no escribo ni hago fotos, aprovecho para leer (mi otra gran pasión) todo lo que cae en mis manos. Fan “number one” de los libros impresos, pienso que gracias a internet tenemos acceso a más información que nunca sobre cualquier cosa.

La suerte favorece a las mentes preparadas, y siempre hay que tener interés por aprender, aunque sea de forma autodidacta.

Hace 2 años Miriam nos dijo: ya no puedo beber cerveza, soy celiaca.

Al principio no teníamos ni idea de lo que eso suponía. Hasta que no tienes a alguien cerca y comienzas a informarte no te das cuenta de que es algo más común de lo que piensas.

Aunque también nos dimos cuenta de que hay mucha gente desinformada, personas relacionadas con el mundo de la hostelería que no se dan cuenta los problemas que puede acarrear que le sirvan comida contaminada.